British Chamber Spain

La Cámara de Comercio Británica en España es la única organización empresarial independiente hispano-británica. Nuestra misión principal es promover la actividad comercial y la inversión entre empresas británicas y españolas. Protegemos los intereses de nuestros miembros dentro de los órganos de toma de decisiones mediante la creación de comités de promoción, la publicación de artículos de investigación y la celebración de eventos, aumentando así la visibilidad de nuestros miembros…

Fundada en 1908 en Barcelona
La Cámara fue fundada en 1908, bajo la iniciativa de la embajada británica, y por lo tanto tiene una historia de más de 100 años. El objetivo original de promover la actividad comercial bilateral sigue siendo el principal objetivo del CCSC un siglo después.

Los Orígenes
El BCCS fue creado como respuesta a una investigación realizada por un agregado de la Embajada Británica en 1907 sobre las oportunidades de inversión que tenían los empresarios británicos en España. La primera reunión para formalizar la creación de la BCCS tuvo lugar el 5 de junio de 1908. Estuvo presidido por el Consulado Británico y el Presidente de la Cámara de Comercio Española, y contó con la asistencia de 34 miembros. En esta reunión, Valentine Browne, Consejero Delegado de la Compañía Española de Telégrafos? fue elegido por unanimidad como primer Presidente de la Cámara. En su primer año, un total de 89 miembros se unieron a la Cámara, repartidos por Gran Bretaña, Barcelona, Madrid y Valencia…

1917: Primer banco británico y apertura de una delegación en Madrid.
Desde su creación, la BCCS ha ofrecido servicios a sus miembros. En algunos casos, estos mismos servicios siguen existiendo un siglo después, por ejemplo: búsqueda de oportunidades de negocio y contactos en España para empresas británicas, defensa de los intereses de los socios, elaboración de informes sobre la actividad comercial bilateral entre ambos países y publicación de informes de litigios y contratos que puedan ser de interés para los socios.

Algunas de estas iniciativas llevadas a cabo por la cámara ayudaron a establecer el primer banco británico en España en 1917: el Anglo South American Bank en Barcelona.

Ese mismo año se abrió la primera delegación en una oficina en el centro de Madrid, con una secretaria dedicada a la cámara y a los habitantes de la ciudad. Más de 50 años después, la delegación de Madrid contaba con cerca de 1.500 miembros. En sus primeros años, el BCCS fue un punto de partida de numerosas iniciativas sociales para los residentes británicos en España. Tanto la Iglesia de Inglaterra en Madrid como el Club Británico en Barcelona se crearon gracias a algunas de estas iniciativas.

1946: Crecimiento de la BCCS y lanzamiento de su propia revista/revista
Después de la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial, la BCCS reanudó sus actividades en febrero de 1946 con un Consejo de Gobierno de 16 miembros distribuidos a partes iguales entre Madrid y Barcelona, así como 30 miembros del comité regional de Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao.

Si bien la prensa local, fuertemente censurada, retuvo sus comentarios sobre las políticas del gobierno, el diario de la Cámara fue consistentemente abierto y, en consecuencia, gozó de una amplia audiencia que se extendió más allá de sus miembros. Se convirtió en un medio de expresión política, y su editorial de diciembre de 1956 expresaba su preocupación por el hecho de que los negocios con España se vieran frustrados por una “rigurosa intervención estatal en el comercio exterior”. La revista también apeló al segundo desarrollo de una política de comercio exterior liberalizada.

Tres años más tarde, el recién nombrado Ministro de Comercio español, Alberto Ullastres, presentó El Plan de Estabilización, cuyo objetivo era liberalizar las importaciones y revisar los controles de divisas. Esto fue debidamente celebrado por la Cámara en un almuerzo especial en Madrid organizado por el Presidente de la Cámara, Frederick Witty. Observó que los productos deportivos no figuraban en su lista de importaciones liberalizadas, por lo que instó al Ministro de Comercio a que los incluyera. Ullastres estuvo de acuerdo, ya que entendía que los deportistas españoles necesitaban el mejor equipamiento para competir a nivel internacional, y que el equipamiento británico era el mejor disponible en aquel momento. No pasó mucho tiempo antes de que España llegara a la final de la Copa Davis, tras haber derrotado a Estados Unidos con equipos de tenis importados de Yorkshire.

1968: Consolidación de la base de miembros.
A finales de los años 60, la Cámara contaba con 858 miembros y aspiraba a alcanzar más de 1.000. En 1968, se aumentaron las cuotas anuales por primera vez en 60 años. La membresía cuesta ahora 1.000 pesetas para los miembros en España y seis libras para los miembros británicos.

Con la creación de departamentos comerciales en las embajadas británicas en los años 70, el número de miembros de la BCCS comenzó a disminuir drásticamente. La BCCS tuvo que adaptarse a los nuevos tiempos ofreciendo diferentes servicios a sus miembros.

Años 80: Nuevos servicios
Durante los años 80, la Cámara se convirtió en un centro de comunicaciones que ofrecía a sus miembros servicios de télex, fax y traducción. Las oposiciones comerciales se convirtieron en una de sus fuentes de ingresos más importantes, con un récord de más de 1.000 candidatos que se presentaron a las oposiciones supervisadas por la Cámara en 13 ciudades españolas en junio de 1989.

La Cámara comenzó a organizar visitas a ferias comerciales en el Reino Unido para sus miembros, que fueron acompañados por personal y miembros del comité con el fin de superar las barreras lingüísticas y ayudarles a establecer contactos.

En la actualidad
En la actualidad, la BCCS es la única organización empresarial independiente británico-española en España, y se enorgullece de tener relaciones institucionales especialmente sólidas con la Embajada Británica, los servicios comerciales británicos (UK Trade and Investment) y el comercio español en el extranjero (ICEX).

Contamos con oficinas en Barcelona, Madrid y Málaga, y un total de 280 socios entre multinacionales y pymes.

Los muchos servicios ofrecidos actualmente por el BCCS incluyen:

Organización de eventos empresariales de actualidad con importantes ponentes.
Publicación de estudios de investigación y creación de comités que respalden los intereses de los miembros en los órganos decisorios clave.
Promover la actividad empresarial de sus miembros a través de plataformas mediáticas y canales de comunicación.

Este texto ha sido posible gracias a la ayuda y colaboración de Michael Witty, miembro de la BCCS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *